Lluís Salvadó y David Pino

 

El Port Vell es el punto de unión entre la ciudad y el Puerto de Barcelona, ​​el espacio donde confluyen el día a día de los ciudadanos y la actividad portuaria. En consecuencia, una de las zonas más dinámicas, atractivas y especiales de la capital catalana. Con el ánimo de preservar esta singularidad y apostar por un modelo comercial, pero también de ocio, que mire al mar y abra cada vez más los espacios portuarios a las personas, el Port de Barcelona ha presentado el nuevo Plan Estratégico del Port Vell (2025-2030).

En un acto en el que han participado el presidente del Port de Barcelona, ​​Lluís Salvadó, y el director del Port Vell, David Pino, se han expuesto los ejes estratégicos y acciones de referencia del Plan, que se pondrá en marcha el próximo año y tiene una duración prevista de cinco años. «Un documento que nace de la voluntad de consolidar el Port Vell como un referente global de puerto ciudadano diversificado, innovador y sostenible», ha asegurado Pino. En el quinquenio que contempla el Plan, se prevé una inversión de 250 millones de euros público-privados en el Port Vell, que ganará 15 hectáreas hacia el sur, en los muelles de Barcelona, ​​Sant Bertran y Pescadors, y que se añadirán a las 70 que tiene actualmente. «Con el nuevo Plan Estratégico, queremos hacer más Port Vell y que sea más ciudadano», ha explicado Lluís Salvadó durante la presentación.

Como objetivos estratégicos, el Plan contempla lograr una mayor integración del puerto-ciudad promoviendo el carácter marítimo del territorio; completar la transformación urbanística y energética; alcanzar más de 10.000 trabajadores (30% dedicados al sector náutico) e incrementar el número de start-ups, scale-ups y corporates localizadas en el Port Vell, también con un mínimo del 30% vinculado al sector marítimo-logístico-portuario .

Un Port Vell más abierto a la ciudadanía y sostenible

El Port Vell es el área más antigua del puerto de Barcelona y la que tiene un contacto y relación más clara con la ciudad y las personas. El territorio cuenta con más de 25 millones de visitas anuales y se caracteriza por su carácter mixto: ciudadano y turístico.

El Plan Estratégico del Port Vell (2025-2030) recoge acciones específicas pensadas para hacer del Port Vell un área más ciudadana de lo que es actualmente mediante la realización de actividades culturales, deportivas y lúdicas relacionadas con el mar y facilitando la integración con la ciudad y la movilidad interna. También, desplazando cada vez más la actividad del Port Vell hacia el sur, en áreas hasta ahora dedicadas a la actividad comercial o de transporte de pasajeros.

En esta línea, David Pino ha destacado proyectos como “la reforma del muelle Barcelona y la conexión con el muelle Drassanes, que supondrá la apertura del World Trade Center al mar, o la transformación de los tinglados del muelle Oriental, un espacio polivalente que el puerto  quiere consolidar como un activo sociocultural de nuestra ciudad”. Además, el Plan contempla fortalecer la movilidad interna de ciudadanos y turistas en medios acuáticos, con el transbordador entre los muelles de España y el de Pescadors, e incrementar y mejorar los espacios de paseo.

Toda esta apertura de espacios y rehabilitación de infraestructuras se engloba dentro de la que es considerada la segunda gran transformación del Port Vell, que no sólo plantea mejoras urbanísticas, sino también energéticas. En este sentido, se diseñarán y desarrollarán cinco manzanas climáticas y zonas verdes con elementos urbanos que incorporan la generación, uso y almacenamiento de energías renovables.

Más trabajadores y empresas vinculados al sector marítimo

Otro de los fundamentos del Plan es incrementar el carácter marítimo del Port Vell a partir del incremento de trabajadores y empresas vinculados al sector. El Port de Barcelona se marca como objetivo estratégico alcanzar antes de 2030 más de 10.000 trabajadores en el Port Vell y que un mínimo del 30% se dedique al sector náutico, a las marinas y clubes: Marina 92, Marina Port Vell, Marina Port Vela, Barcelona Nàutic Center, Real Club Marítimo y Real Club Náutico.

En el Plan, también se recoge la firme voluntad de posicionar el Port Vell en el ámbito internacional como distrito innovador y aumentar la presencia de start-ups, scale-ups y corporates, y que un mínimo del 30% de éstas esté vinculado al sector marítimo-logístico-portuario. Desde esta perspectiva, uno de los grandes proyectos de referencia es el Blue Tech Port, el espacio de innovación del Port de Barcelona para empresas relacionadas con la economía azul, que entrará en una nueva fase con la creación de nuevos espacios en los tinglados del muelle de Sant Bertran.

“Para poder crear una imagen distintiva en términos de negocio e innovación, no sólo contemplamos el incremento de empresas en el territorio del Port Vell, sino que también fomentamos el aterrizaje del talento, para poder convertir el puerto de Barcelona en un centro de formación avanzada de referencia marítimo-portuario-náutico con equipamientos integrados propios”, ha explicado el presidente del Port de Barcelona. De esta forma, el Instituto de la Náutica de Barcelona y el Instituto de Logística de Barcelona ampliarán sus programas de formación profesional con nuevos másteres universitarios vinculados a la economía azul.