El presidente de la Autoridad Portuaria de Santander, César Díaz, aseguró el 17 de junio, durante el acto de celebración de la llegada del coche nueve millones al Puerto de Santander, que este hecho “constituye un hito histórico que consolida a Santander como referente del tráfico de vehículos en la fachada atlántica española” y como “centro logístico clave, no solo para Cantabria, sino también para toda España y Europa”.

Díaz, que estuvo acompañado por el director general de la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (ANFAC), José López-Tafall y por la presidenta de Cantabria, María José Sáenz de Buruaga, ha destacado también que la actividad generada por este tipo de operaciones lleva acarreados, por su alto valor añadido, numerosos beneficios para la sociedad “como la creación de empleo y el impulso a la economía regional”. “El puerto de Santander ha sido, desde sus inicios, un pilar fundamental para el desarrollo económico y social de nuestra región”, ha asegurado.

El máximo representante de la infraestructura cántabra ha querido felicitar a todas las personas que forman parte de “la gran familia portuaria” y que se esfuerzan por conseguir que Santander “sea un ejemplo de eficiencia, profesionalidad y capacidad para gestionar operaciones complejas con éxito” y ha recordado que fue, en 2004, “el primer puerto español” en obtener el Certificado de Calidad del Servicio para el Tráfico de Vehículos Nuevos que confirma que cumple los requisitos de calidad de ANFAC y de Puertos del Estado.

Desde entonces, “está siempre en los primeros puestos de valoración de la Asociación, siendo líderes en nueve de las dieciséis ocasiones en las que se ha elaborado este ranking, incluyendo la última edición”“Es un reconocimiento especialmente significativo puesto que son los propios clientes los que valoran las capacidades y el buen hacer de los puertos españoles en sus operativas para este tipo de tráfico”, ha añadido.

El reto ahora es, en palabras de Díaz, “seguir esforzándonos por encontrar soluciones al espacio limitado de que disponemos apostando por la sincromodalidad, el impulso al ferrocarril y por el aumento de la capacidad de nuestras infraestructuras con inversiones como el silo de automóviles, cuya ampliación comenzará este verano; el nuevo muelle de Raos 9 o la rampa en el muelle de Raos 7-8”.

La Autoridad Portuaria, encabezada por su presidente, ha querido reconocer, durante este acto conmemorativo, la labor de cinco de los profesionales que, bien por los años de servicio en las instalaciones del Puerto de Santander o bien por su significativo aporte a la logística de automoción, han hecho posible alcanzar la cifra de nueve millones de vehículos transitados por las instalaciones santanderinas.

Se trata de Javier Pordomingo, gerente jubilado de SESTISAN; Gregorio Duque, jubilado de Renault, manager outbound y experto suply chain; Javier Guerra, encargado Transfesa; Emilio Trujeda, gerente Cardese y Pablo Mendívil, LP/ gerente de programación y control de la producción/distribución (Volkswagen Navarra).

Cifras

El año 2023 se cerró con 342.201 unidades manipuladas, marcando una espectacular curva ascendente con respecto al año anterior, con algo más de un 18% de incremento. Especialmente llamativo fue el comportamiento de la importación, que con 133.072 unidades experimentó un crecimiento del 28% en comparación al año precedente. La exportación, por su parte, con 208.949 vehículos registró una mejora del 13%, con respecto a las cifras del año 2022.

Relato histórico tráfico de vehículos 

Fue en la década de los ochenta cuando, el puerto de Santander, en su búsqueda por diversificar sus servicios e incrementar los tráficos, pone en marcha un proyecto basado en los cada vez más pujantes tráficos rodados, también conocidos como tráficos ro-ro. Sin duda, una de las mercancías más representativas de este tipo de tráfico ha sido, y es en la actualidad, el automóvil nuevo.

En septiembre de 1986, por primera vez, un buque car-carrier realizó una operativa de coches nuevos en los muelles de Raos. Concretamente se llevó a cabo en el muelle de Raos 7 y, para ello, se utilizó una rampa diseñada especialmente para este tipo de tráfico.

Los primeros vehículos llegados entonces fueron de la marca Lada: 399 unidades, desembarcadas en el buque “Yuriy Avot”, procedentes de la extinta Unión Soviética. Tras los turismos soviéticos y en años sucesivos, vinieron otras unidades de marcas como Opel y Volkswagen.

Treinta y ocho años después celebramos 9 millones de unidades manipuladas por las instalaciones del puerto de Santander. A lo largo de este período, muchas han sido las marcas que han contribuido a alcanzar la cifra. Si analizáramos el mercado del automóvil español, veríamos que, la mayor parte de las firmas implantadas en él, han utilizado o utilizan, en mayor o menor grado, el puerto de Santander.

Renault, Volkswagen, Nissan, Ford, Honda, Volvo, BMW, Mini Audi, Toyota, Mercedes, Hyundai, Opel, Skoda, Dacia, Iveco, Seat, Peugeot, Citroen etc… serían algunas de las marcas que a lo largo de estos años han aportado diferentes volúmenes para alcanzar la cifra que celebramos hoy.

Terminal de vehículos

Actualmente esta terminal cuenta con una oferta global que puede resumirse en:

  • 1 km de línea de atraque dividido en tres muelles con 3 rampas ro ro, dos de ellas de alta capacidad.
  • Más de 600.000 m2 dedicados al tránsito y almacenaje de automóviles.
  • Dos instalaciones PDI (centros de pre-entrega).
  • Terminal ferroviaria especializada con 4 vías. Con capacidad para trenes de más de 600 metros.
  • Alta calidad en las condiciones de manipulación y almacenamiento: Sistemas de vigilancia con tecnología megapixel, control medioambiental…
  • Certificación ANFAC para el tráfico de vehículos nuevos.

Todo ello, sumado a la presencia de los principales operadores logísticos terrestres del sector y a la llegada de líneas regulares explotadas por ocho compañías navieras especializadas en el transporte de coches, CLdN, EML, Neptune Lines, Höegh Autoliners, UECC, VW Konzernlogistik, Wallenius & Wilhelmsen y K Line, que permiten conectar el Puerto de Santander con los cinco continentes y atender a más de 30 mercados.

Adecuación de las infraestructuras e instalaciones del Puerto dedicadas al tráfico de automóviles

Dentro del complejo portuario de Raos, el muelle de Raos 7, fue el lugar en el que atracaron los primeros barcos portavehículos. El muelle contaba con 170 metros de línea de atraque, una rampa ro-ro, una superficie de depósito de 25.000 m2 y una concesión otorgada al Grupo Davila.

Pero la evolución de los tráficos, ligada a la llegada de grandes car-carriers de incluso más de 200 metros de eslora, hizo necesaria la utilización del muelle de Raos 4. Paralelamente al desarrollo de las infraestructuras especializadas y merced a la importancia de los tráficos de importación, se instalaron en el Puerto de Santander, al inicio de los años 90, dos centros de preentrega (PDI: Pre Delivery Inspection) y personalización de automóviles: Grupo CAT (Walon Ibérica por aquel entonces, Sintax Logística con posterioridad) y Ceva Logistics (Iniciativas Portuarias en los primeros años, y Bergé Gefco hasta el año pasado).

Tras un período de transición, en el que se operó simultáneamente en los muelles de Raos 4, 7 y 8, en mayo de 2000, se concentró definitivamente todo el tráfico de vehículos en el Espigón Central de Raos. Sucesivas fases de ampliación del Espigón Central de Raos, la ampliación del muelle de Raos 8 en 2004, así como la nueva rampa bi ro-ro, inaugurada en 2009, supusieron un espaldarazo definitivo a la terminal de automóviles del Puerto de Santander.

Actualmente, la competencia de otros puertos de la cornisa cantábrica junto a inciertas previsiones de tráfico a medio y largo plazo, obligan a la APS a diseñar soluciones flexibles que faciliten nuevos espacios en el Espigón Central de Raos. Motivo por el cual, la construcción del silo para automóviles de 70.000 m2 por planta, que ya tiene completada la primera fase (planta baja y primera planta), y que en julio verá cómo se comienza con la segunda que levantará dos plantas más, dará respuesta a una demanda de espacio histórica del sector de la automoción a nuestro puerto.

Una vez finalizada en su totalidad, esta infraestructura permitirá manipular hasta 600.000 coches anualmente, con unos niveles de servicio y calidad óptimos. Este tipo de instalación permitirá un desarrollo sostenible del puerto, compatible con una oferta adecuada a los requerimientos del sector de automoción y con una necesaria diversificación de los tráficos del Puerto.

Del mismo modo, el nuevo muelle de Raos 9 y la nueva Rampa del muelle de Raos 7, dos infraestructuras recientemente inauguradas, se convierten en un nuevo punto de inflexión para el tráfico de automóviles, por la versatilidad y aumento de capacidad con la que dotarán a la terminal.

Desde el punto de vista marítimo, la participación de grandes navieras con vocación transoceánica, casos de Höegh Autoliners y Wallenius&Wilhelmsen, principalmente, pero también la participación de otras grandes navieras como K Line, Hyundai Glovis han tenido un rol determinante.

Igual relevancia han tenido las navieras dedicadas al SSS (Short Sea Shipping) como Naviera Davila, VW Konzerlogistik, UECC, EML, Flota Suardíaz o más recientemente Neptune Lines o CLdN.

Fijándonos en la conectividad terrestre, el ferrocarril no ha sido menos a lo largo de estas décadas. Efectivamente, empresas y operadores como Semat, Transfesa, o más recientemente, como Pecovasa o Captrain, sin olvidarnos, por supuesto de Renfe, han permitido que el modo marítimo-ferroviario alcance cuotas del 55% en el caso de la automoción, durante el pasado ejercicio, con 186.606 unidades.